lunes, 10 de abril de 2017

¿A qué pico subimos?

Así, casi a bote pronto, ayer domingo nos fuimos de excursión. Sitio cercano, aunque resulta que me acabo de enterar que el pico que subimos ayer no fue el que es ... 
Me explico, se supone que subimos al Pico Gorfolí, pero si seguís este enlace, resulta que no, que subimos al Pico Friera. De todas formas, subir subimos...vaya que si subimos, y menudo desnivel...
Llegamos a la capilla de S. Antonio Abad, en Taborneda, en el concejo de Illas.


Ahí dejamos el coche y comenzamos a cruzar el pueblo. Después de preguntar (no hay ninguna señal), comenzamos el ascenso...



El primer kilómetro es...brutal de desnivel. Solo os digo que hoy mejor no me veáis caminar... las agujetas ¡son de órdago! Un poco mas de un kilómetro y encontramos un mirador donde ya veis la altitud.



Y continuamos subiendo hasta llegar a esta señal...muy clara, como podéis comprobar:



Y siguiendo a la derecha empezamos a rodear el pico, donde al final llegaremos:


Por cierto: ¿Pirámide camuflada? ¡es perfecta!


Y ya arriba, una pena, porque una bruma nos impidió ver la mar, los Picos de Europa, la Sierra del Aramo, con nitidez.





Después de comer los buenos bocatas, comenzamos la bajada con una sorpresa final : "Se vende potro asturcón" así se leía en el letrero del árbol.





Al final no nos vinimos con el potro, pero después de caminar unos cuatro kilómetros y medio sí me traje unas agujetas de aúpa (solo yo) y una incertidumbre tremenda de pico subido 😂

Publicado por Alicia Hierro

martes, 4 de abril de 2017

Algo de música

Hace ya unos cuantos  años, siempre escuchaba música para dormir. No cualquier música, siempre la misma. No sé la razón, pero durante mucho tiempo siempre fue una obra de Rimsky Korsakov que ponía en un reproductor de cassette y con unos auriculares, no pequeños precisamente.


Todas las noches, un tras otra, siempre Sherezade, la protagonista de Las mil y una noches. Y la obra que el compositor ruso escribió entre 1887 y 1888. Una suite sinfónica, con cuatro movimientos, cada uno de ellos haciendo referencia a cuatro de las historias del libro:

1. El mar y la nave de Simbad.
2. El príncipe de Kalendar.
3. El joven príncipe y la joven princesa.
4. Festival en Bagdag. El mar. El barco encalla contra un acantilado.


Realmente al escucharla se "ve" lo que nos quiere contar, casi como un poema sinfónico. ¿La diferencia? Que un poema sinfónico tiene un solo movimiento y una suite tiene varios.

Como anécdota, contaros que años después en una clase de Historia de la Música en el conservatorio, tocó día de audiciones: el profesor nos ponía fragmentos de obras y teniamos que "adivinar" de cuál se trataba, su autor, época, estilo...vamos, un mini exámen oral que contestaba quien antes levantara la mano. Os podéis imaginar que ocurrió. Uno de los movimientos comienza con una nota tenida (una sola nota larga en el tiempo) y al segundo ahí estoy yo levantando la mano para contestar, cosa que hice y perfectamente, jeje. Pues al profe le pareció todo tan supersónico que solo dijo: "Este fragmento no cuenta"...bueno, es lo que tiene escuchar y escuchar y escuchar algo...

Aquí os dejo el enlace para que podáis disfrutar de ella, con la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Valery Gergiev en el Festival de Salzburgo de 2005.
Sherezade

Publicado por Alicia Hierro


lunes, 27 de marzo de 2017

El cestillo de Martín

En un plis plas estuvo el cestillo preparado. Y esta vez en azul. Porque su destinatario es Martín.
En una soleada tarde de domingo, la de ayer, quedó preparado...
Eligiendo letras...
 

Preparando hilos y comenzando...






 Con los jaboncitos con su nombre (sí, el cestillo lo sabe, para la A hace falta un poco de imaginación)


 Y todo listo para empaquetar...





Y esta vez el cestillo de Martín se va embolsado. Pero eso sí, igual de bonito :)

Que es un pequeño detalle, 
pero...¡en los detalles está el encanto!



Publicado por Alicia Hierro

lunes, 20 de marzo de 2017

Y oculto estaba...

Los que seguís al cestillo, seguro que ya sabéis que hay una ciudad a la que suele ir bastante a menudo. Y esa ciudad es Salamanca.
Pues hace unos días, en una mañana bien soleada, allá que me fui a disfrutarla. Porque hay que reconocer que es un no parar de disfrute para la vista...



Y entre tanto monumento, hay uno que me descubrió mi buena amiga Belén hace unos meses, y que esa mañana no me resistí a volver a entrar para verlo de nuevo.
Saliendo desde la Plaza Mayor hacia la Plaza del Corrillo encontramos la entrada románica del templo. Aunque creo que lo mejor está dentro. Porque como muchas construcciones a lo largo de los siglos, tuvo ampliaciones, desplomes, restauraciones... pero lo mejor fue cuando se descubrió que oculto en la capilla del Carmen, aparece esto, oculto durante siglos, y que aún se conserva algún resto de color original.






Una suerte que al construir la capilla, solo ocultaran y no destruyeran, porque así podemos  disfrutar de ello en el siglo XXI.

¡Ay! ¡Qué bonita es Salamanca!

Publicado por Alicia Hierro

lunes, 13 de marzo de 2017

Y llegó Lolita

Llegó por sorpresa, allá en noviembre, pero ahora es una más de la familia: Lolita, un hamster ruso, pequeño, blanquito, silencioso, limpio, simpático, suave, correcaminos, que le encantan las nueces y que cada vez que se le limpia su casa, se reconstruye su nido en un sitio distinto.

De día duerme (cuando no se la despierta para darle los buenos días) y de noche... creemos que no para: un poco de spiderman, reconocimiento, columpio arriba, abajo y rueda que gira y gira. Como veis, estamos encantados. Y aunque en realidad su dueña "legal" es Marina, ya todos la tenemos como nuestra. Y eso que yo al principio no me atrevía ni a tocarla. 
Os presento a ¡Lolita!







 ¿No os parece un monada? No os penséis, también hace de las suyas. Cuando va en su bola transparente, se mueve por toda la casa. Y hace unos días, muy silenciosa, la descubrimos... ¡royendo la cortina!


En fin...quitando ese pequeño desliz, es la mascota ideal :)

Y aquí os dejo un vídeo de cómo se lo pasa con una nuez. Su plato favorito.  

Publicado por Alicia Hierro

lunes, 6 de marzo de 2017

Una funda sidrera

Ya está. Como ya llegó a su destino, ya os puedo enseñar como quedó la última funda personalizada para móvil.
Todo empezó con dos colores...


El negro para la base... y como la interesada quería algo relacionado con Asturias, pues que mejor que unir eso con una bebida que le encanta...la sidra. Así que, así comenzó la cuestión:



Para finalizarla de esta manera (lo del vaso fue complicado, pero bueno, se imagina, verdad?)


Así, en un pis pas, viajó hasta su ciudad de sorpresa. Y ya está su teléfono enfundado por el Cestillo.




Un pequeño detalle, pero...
¡en los detalles está el encanto!


Publicado por Alicia Hierro

martes, 14 de febrero de 2017

Con solo dos colores...

El cestillo está atareado...con estos pocos hilos y esta funda...


Y cuando son pocos colores, más tarda en elegir que verde, en este caso, irá mejor para el dibujo que está pensando.
Que por cierto, hablando de fundas, no sé si habéis visto las que el cestillo ha ido haciendo a lo largo del tiempo. Pues en el Revoltijo podéis encontrarlas :)

En fin, sigue el cestillo, ya con el verde elegido, y con la funda de móvil, que os enseñaré en breve.



Un detalle solo en dos colores, pero...
¡en los detalles está el encanto!

Publicado por Alicia Hierro